Gabriela Calderon

Un blog para discutir eventos politicos y economicos desde un punto de vista liberal. A blog for the discussion of political and economic events from a classical liberal point of view.

Friday, July 01, 2005

¿Qué Pasa Con el Gas En Ecuador?

Otra vez vuelve al debate el subsidio y control de precios sobre el gas. No era de esperarse menos en un mercado de gas donde las leyes y regulaciones gubernamentales han distorsionado el mercado con la intención de “favorecer a los pobres”. Pero una observación más a fondo es suficiente para exponer a los verdaderos beneficiarios del subsidio del gas en Ecuador.

El mercado ecuatoriano de gas esta conformado de la siguiente manera: el estado tiene el monopolio de importación de gas. El gas es luego envasado y distribuido por compañías públicas y privadas. Las compañías privadas envasan y distribuyen la gran mayoría del gas que se vende a nivel nacional. Estas compañías están sujetas a regulaciones estatales que determinan cuánto gas pueden vender, a quién, a qué precio, y envasado de qué manera. En otras palabras, a estas compañías de “privadas” no les queda mucho más que el nombre. Todo esto ha resultado en una perenne escasez y mercados negros de gas en Ecuador.

Las economías cerradas y altamente reguladas, como lo era la Unión Soviética, nos han mostrado los resultados desastrosos de los controles de precio. Una escasez pronunciada de las necesidades más básicas del consumidor no tarda en aparecer e inmediatamente florecen los mercados negros. El Gobierno ecuatoriano, aplicando políticas públicas del mismo sesgo, no está ayudando al progreso del país sino al contrario, lo está obstaculizando.

La situación del gas ilustra cómo la mano torpe del gobierno hace más daño que bien. De hecho, en Ecuador el experimento regulador con el gas ha resultado en que entre 65% y 70% del gas designado por las autoridades para uso doméstico se dirige a las zonas industriales y comerciales, mientras que tan solo el 5% se dirige a los hogares, y la considerable diferencia de entre 25% y 30% a distintos negocios comerciales e industriales del sector informal, y al contrabando hacia Perú y Colombia, donde no se subsidia este bien.

Se estima que por la fronteriza población de Huaquillas se fugan de contrabando al Perú 20,000 cilindros de gas al mes. Cada galón importado tiene un precio real de 89.7 centavos de dólar, pero al consumidor ecuatoriano le cuesta tan solo 19.5. La diferencia no es gratis; la paga el estado. Y es así que este año egresarán del presupuesto del gobierno más de $281.4 millones que no se recuperarán, pues el precio del gas no se revisará. En el 2004 el costo del subsidio del gas para los ecuatorianos fue de $139 millones. ¿Y a quién beneficia este gasto?

Muchos creen que a nuestros pobres. Sin embargo, la realidad es que el subsidio del gas sólo beneficia a los contrabandistas que en realidad no son más que empresarios aprovechándose de una oportunidad para un negocio. El gas subsidiado y los controles de precio han creado estas oportunidades para que estos empresarios se enriquezcan a costas de todos los ciudadanos ecuatorianos.

Naturalmente, muchos culpan a los contrabandistas o a la falta de control público. Pero esto es una treta más para mantener la actual luna de miel entre los negociantes y las autoridades. Como dijo un comerciante: “El negociado es con las mismas autoridades, por eso ellos dejan pasar”.

En vista de que la regulación ha sido un fracaso espectacular, el ministro de Energía, Iván Rodríguez, ha propuesto un remedio mágico: más control. Y es que el Sr. Rodríguez, como muchos otros, está bajo la impresión de que las fuerzas del mercado pueden ser reprimidas con más o mejores regulaciones. Hasta que se chocan con la dura realidad de que todos sus costosos esfuerzos por controlar el costo, la distribución, y la oferta de gas han fracasado una vez más.

De acuerdo a la actual reglamentación, quien utiliza el gas de venta para consumo doméstico para fines comerciales, puede hasta ser llevado a la cárcel. Ahí el problema derivado sería que en las cárceles no habría suficiente espacio para todos los “delincuentes” condenados por este “delito”.

Milton Friedman, quien experimentó la mecánica de los controles de precios como asesor de un departamento gubernamental estadounidense en Alemania luego de la Segunda Guerra Mundial, explicó como aún cuando son llevados a cabo, los controles de precio no rinden resultados deseables. En ese entonces, las autoridades de la ocupación ejercieron quizás el único control de precios que en efecto se ha podido llevar a cabo, seguramente debido a la vasta presencia de los militares que imponían los controles. Es probable que en la historia no haya otro ejemplo de este grado de control de precios ya que siempre que se lo ha intentado, aparecen de forma espontánea los mercados negros. Pero en esta ocasión si fue exitosa la imposición de controles de precios, pero sucedió que el coñac y el tabaco reemplazaron en gran parte la moneda alemana. En efecto, dice Friedman, “el coñac se convirtió en el medio de cambio más líquido”. En este ejemplo, no se dio entonces un mercado negro paralelo con precios más altos, sino un mercado negro en el que la moneda alemana había sido substituida por el coñac y los cigarrillos.

El milagro de la recuperación de la economía alemana es atribuido a Ludwig Earhart, ministro de economía de la época, quien un fin de semana se aprovechó de que los cuarteles estaban cerrados, y que los militares no estaban ejerciendo los controles, para derogar todos los controles de precios, lo que contribuyó a que el PIB de Alemania se duplicara en un año. De esta manera, el milagro esencialmente era atribuible a la eliminación de los controles de precios. Esto es, solo cuando los precios establecidos en el mercado sirvieron de orientación para la asignación eficiente de los recursos de la nación alemana, se dio el milagro económico del crecimiento.

La solución de mercado para el problema de gas es más simple y barata de lo que se supone. Nuestros políticos dicen querer promover el bienestar social de los ecuatorianos. Que mejor manera de hacerlo, que liberando las fuerzas del mercado para lograr una asignación más eficiente de los recursos, que por más de que no nos guste, son escasos. Más de 40 años de experimentación con subsidios y regulaciones para resolver el problema del gas deberían ser suficiente evidencia en contra de este tipo de medidas.

Ahora regresemos a Ecuador en el 2005. ¿Por qué se cree que el control de precios, el subsidio, y la regulación del gas funcionarán?

5 Comments:

Anonymous Anonymous said...

"a nuestros pobres". sé un poco menos de aristocrática, si se te lo puede pedir. no son TUS pobres, son LOS pobres. y la culpa de eso, entre otras culpas, está en ese negocio del gas.

sal de tu castillo en el aire, de tu cúpula de cristal...

7:52 PM  
Blogger Gabriela said...

Si no estas de acuerdo conmigo me encantaria debatirlo pero sin ataques ad hominem sino con argumentos fundamentados y logicos como los que yo he presentado en mi articulo.

"Nuestros pobres" no significa que los considere mios sino que simplemente significa que estan dentro del territorio de nosotros los ecuatorianos.

7:58 PM  
Anonymous Fred Mazzini said...

Si bien es cierto el problema del control hacia el precio del cilindro de gas, al gobierno de turno comunmente se le va de las manos, es facil y aparentemente necesaria la medida de eliminar este subsidio, pero hay que acordarse que estamos en una economia dolarizada y si bien es cierto los ingresos del salario minito vital del trabajador son relativamente bajos e insuficientes. Los servicios basicos que otorga el Estado aparte de ser ineficientes son altos y desproporcionales en comparacion al ingreso por habitante. De ahi nace la necesidad del subsidio, pero es mal aprovechada por mafias oscuras que estan en constante busqueda de la vulnerabilidad del sistema para su beneficio economico deshonesto. Existe una base de datos interesante en el cual el Gobierno proporciona ayuda economica previo a estudios sociologicos a los mas necesitados, que alguna vez se llamo "Bono de la solidaridad" mas adelante "Bono de desarrollo humano".Esta base de datos pudiera servir para canalizar el subsidio proporcionandoles un cupo minimo (1 o 2 cilindros) mensuales a los beneficiarios. Esto evitaria un estallido social que surgiria donde se aplicara una medida radical. El resto de la poblacion debera sincerarse y pagar el precio real. El tema de la "carcel" es delicado y no debemos darle un trato ligero, ya que hay que acordarse que las mafias en este pais estan enquistadas por doquier y tambien forma parte en el Poder Judicial y entrarian a prision muchos inocentes dejando impunes a los peces gordos. Esto causaria danos irreparables al perjudicado que generalmente sera el pobre (que no tiene para la coima) alejandonos del sentido de equidad y justicia.

3:54 PM  
Anonymous Marcelo Martínez said...

Hola, me interesó tu artículo y me parece interesante. Quisiera sabe si es que tienes bibliografía respecto al tema del gas en Ecuador, como inicia el problema, etc. Te lo agradecería mucho. Saludos cordiales

dexport@interactive.net.ec

9:15 PM  
Anonymous José said...

Interesante escrito, a mas de corroborar con cifras, tu redacción le agrega un sentido crítico por demás agradable a la lectura.

Coincido con Marcelo Martínez, no estaría por demas citar fuentes bibliográficas, sobre todo respecto a las cifras, el susteno de una fuente confiable le genera mayor impacto al lector.

Saludos,

José Francisco Aguirre R.
jfaguirrer@gmail.com

5:37 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home