Gabriela Calderon

Un blog para discutir eventos politicos y economicos desde un punto de vista liberal. A blog for the discussion of political and economic events from a classical liberal point of view.

Tuesday, July 17, 2007

"Lo mio es mio, no de otros...

Guayaquil, Ecuador— “… ni mucho menos de un gobierno que
ha servido más para pedir, quitar y expropiar que para servir, facilitar
y trabajar”, dice el economista mexicano Roberto Salinas León.1

La carga tributaria en Ecuador es pesada como en EE.UU., con la diferencia
de que aquí como dice el ex ministro de Hacienda argentino Ricardo
López Murphy, “Tenemos impuestos suecos, con contribuyentes sudamericanos,
y servicios africanos”.2

En Ecuador hay que pagar 8 impuestos. Declararlos y pagarlos requiere de un
promedio de 600 horas, y cuesta alrededor del 34,9% de su ingreso (y esto
solo considerando a los impuestos nacionales).3 En otras palabras, usted dedica
alrededor de 127 días al año para pagar todos los impuestos
que demanda el Estado ecuatoriano. ¿Estamos recibiendo servicios del
gobierno nacional que merezcan ese sacrificio?

El gobierno ha propuesto una reforma fiscal que solo por su complejidad inducirá
a que más ciudadanos evadan impuestos, impulsará la informalidad,
y básicamente obstaculizará la formación de capital,
agrandando la brecha en productividad e ingresos entre los trabajadores de
los países desarrollados y los ecuatorianos.

Detrás de esta propuesta (y del actual sistema fiscal) está
la noción de que si se les quita a los ricos y se les da a los pobres
se acaba la pobreza. Pero, ¿no se han dado cuenta que si se dividiese
todo el pastel de la riqueza ecuatoriana en pedazos exactamente iguales, seguiríamos
siendo pobres? La riqueza total de los ecuatorianos en el 2005 fue de $36.500
millones y habíamos 13,2 millones de ecuatorianos. Si se repartiese
la riqueza en porciones iguales cada ecuatoriano ganaría $2.765 dólares
al año.4 No solo seguiríamos siendo un país pobre, sino
que eliminaríamos los incentivos para la creación de riqueza.
Pues en los países pobres el verdadero reto no está en redistribuir
el pastel existente, sino en hacerlo crecer.

Las reformas eficientes no son las que tienen como finalidad incrementar los
ingresos del estado, sino aquellas que buscan impulsar el crecimiento económico.
El sistema tributario más complicado que propone el gobierno pretende
cobrar impuestos sobre los totales del patrimonio, de costos y gastos, del
activo y del ingreso, cosa que no se ha visto en ninguna otra parte del mundo.
No es concebible cobrar un Impuesto a la Renta (IR) por sobre algo que no
constituye una ganancia.

En el 2006, 54,7% de los ingresos tributarios correspondieron al Impuesto
al Valor Agregado (IVA).5 Este es un impuesto de tasa única que todos
los pagamos cuando compramos una amplia gama de productos y servicios. Aunque
tiene costos de recaudación muy bajos y seguramente disminuiría
la evasión, no conviene reemplazar todos los demás impuestos
con un IVA más alto ya que se desalentaría el desarrollo de
industrias de mayor valor agregado.

Siguiendo el ejemplo de Estonia, Rusia, Letonia, y otros países que
han reformado exitosamente sus sistemas tributarios podríamos adoptar
un IR de tasa única y eliminar todos los demás impuestos menos
el IVA. Estonia redujo el IR de 33% a 26% en 1994 (hoy está en 22%)
y las recaudaciones han aumentado en lugar de disminuir. En los últimos
seis años la economía ha crecido a una tasa promedio anual de
9%.6

Y como vacuna para el comportamiento irresponsable de nuestros políticos,
en la nueva constitución se podría incluir una provisión
basada en la sugerencia del Premio Nóbel de economía, James
Buchanan: que se requiera que cada presupuesto del gobierno solo pueda ser
permitido cuando simultáneamente se proponga el o los impuestos (de
tasa única) que lo financie. Esta norma solo podría ser obviada
en circunstancias verdaderamente extraordinarias (guerras o desastres naturales).7

Este artículo fue publicado originalmente en El
Universo
(Ecuador) el 10 de julio de 2007.

Referencias

1. Salinas León, Roberto. “El mito del ‘gasto social’”.
28 de junio de 2006. Disponible en: http://www.elcato.org/node/1653.

2. López-Murphy, Ricardo. “Mi propuesta busca resolver el hambre
y el desempleo”. 13 de noviembre de 2003. Terra Argentina. Disponible
en: http://www.terra.com.ar/ctematicos/elecciones2003/56/56918.html.

3. Doing Business 2007. Banco Mundial. Disponible en: http://www.doingbusiness.org/.

4. Tabla de estadísticas del Banco Mundial para el 2005. Disponible en:
http://devdata.worldbank.org/external/CPProfile.asp?PTYPE=CP&CCODE=ECU.

5. Estadísticas del Servicio de Rentas Internas para el año 2006.
Disponible en: http://www.sri.gov.ec/sri/portal/main.do?code=534&codeContent=534.

6. Gutiérrez Chávez, Adolfo. “Impuesto único: Introducción
a una reforma tributaria en México”. 5 de marzo de 2007. ElCato.org.
Disponible en: http://www.elcato.org/node/2251 y Mitchell, Daniel. “Reforma
triburatia, el ejemplo báltico”, 28 de junio de 2007. Disponible
en: http://www.elcato.org/node/2595.

7. Buchanan, James. “Three amendments: Responsibility, generality, and
natural liberty”. Cato-Unbound. 5 de diciembre de 2007. Disponible en:
http://www.cato-unbound.org/2005/12/05/james-m-buchanan/three-amendments/.

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home